Nos quisieron vender humo y eso fue lo que compramos

Cómo si se tratara de un mal chiste, de una broma, de una mala pasada pero no, créalo es cierto; nos la volvieron a hacer, nos pintaron la cara, se burlaron de nosotros y como manso cordero lo aceptamos, como si fuera algo normal en nuestra cotidianidad, que venga un señor extranjero a burlarse por enésima vez de la federación y de toda la afición de un país, eso fue lo que hizo Gustavo Matosas en su paso por Costa Rica, el entrenador que se “aburrió”, que sintió que estaba de “vacaciones” en su paso por nuestro fútbol, el que dijo que soñaba con llegar a un mundial pero instantes después se convoca a una conferencia de prensa para anunciar su salida de la selección mayor.

Es risible que desde octubre anterior, este señor endulzó los oídos de federativos, de prensa, de afición, vendiendo un discurso mesiánico ya que dijo que haría de Costa Rica una selección más ofensiva, con más toque, con mayor profundidad pero todo eso se fue diluyendo con el paso del tiempo y conforme fueron llegando los rivales y por ende los resultados. El, ¿me puede repetir la pregunta? se volvió una constante en cada una de sus atenciones a prensa, para esquivar los cuestionamientos en partidos tan deplorables como el que la nacional tuvo ante Haití en junio pasado.

Lo más dramático del asunto es que, no es la primera vez en este país que sucede algo de esta índole pasaron, los Badú,Maturana, Sampson, Nunes, Simoes,La Volpe y no hemos aprendido, entrenadores que pasaron con pena y sin gloria que vaciaron las arcas de la federación y que demostraron muy escaso o nulo conocimiento de nuestro fútbol y de nuestra idiosincrasia  y peor aún, pasa el año de mundial y nos seguimos diciendo a nosotros mismos que es mejor traer a un extranjero por encima de un nacional sin importar que la persona foránea no tenga experiencia en dirigir a un conjunto nacional.

La federación con su llamada “comisión técnica” nos quiso vender candidatos con prácticamente nula experiencia en equipos nacionales a excepción de Luis Fernando Suárez y de Luis Fernando Tena ya que ni Ignacio Ambriz o Víctor Manuel Vucetich pese a su corto paso por selección mexicana cumplían con el perfil. Pero a quien escogimos, no fue ni el más preparado, ni al de más títulos, ni al de mayor experiencia. Entonces ¿A quien escogimos?

Podríamos decir que al más hábil con las palabras, al de mejor aspecto físico, porque creanme la imagen vende, escogimos al que nos dio pocas explicaciones, al que defendió por encima de todo a jugadores fuera de ritmo al considerarlos intocables en la selección, cuando en su discurso inicial mencionó que vendrían solo los que tuvieran minutos y con un buen momento futbolístico, escogimos al que parecía ser el amigo inseparable de Rodolfo Villalobos y al que hacía apariciones públicas, más para figurar que para hacer análisis serios de equipos y jugadores en los estadios locales.

Planteada esta situación ¿Es realmente culpable Matosas de lo sucedido?

La respuesta es un rotundo no, por más que a la mayoría les hierva la sangre y se encuentren molestos por la situación acontecida los únicos responsables se encuentran en la Federación Costarricense de Fútbol no hay más.

El señor Rodolfo Villalobos recientemente electo, es otro de los que nos vio la cara y pese a que los resultados en los últimos tiempos no han sido buenos para el fútbol de Costa Rica se mantendrá en su cargo por otro periodo.

En donde en el último año, la mayor hizo un pésimo mundial en Rusia, la femenina se quedó fuera de su segundo mundial consecutivo y donde la sub 17 y sub 20 se quedaron fuera del mundial de sus respectivas categorías, además de las recurrentes fallas de la comisión de arbitraje, mala estructura en campeonatos en donde se le da poco tiempo a la selecciones nacionales, entre algunas otras donde no todo es 100% responsabilidad de Villalobos, pero por supuesto el al estar al mando se le tiene que señalar y cuestionar por decisiones que simplemente no han sido acertadas, lógicamente la más sonada la de Matosas.

El uruguayo se aburrió,qué fácil es hablar y decir la cosas cuando hay una cláusula de rescisión de por medio, que te puede dar salida del país en cualquier momento, vaya ingenuidad de nuestros directivos al aceptar condiciones de este tipo. Qué fácil es decir que uno se aburrió cuando probablemente nunca recorrió el país en visorias para buscar nuevos talentos, por qué créame señor Matosas en este país hay talento. ¿Cuántas veces fue a Guanacaste,Limón o la Zona Sur para aportar sus conocimientos? Ya sabemos que su contrato era para la selección mayor pero si estaba tan aburrido le pudo haber aportado a las selecciones menores parte de su preciado tiempo y dejar de sentirse en vacaciones.

Por qué créame señor Matosas aquí si ha habido extranjeros que han apreciado nuestro fútbol y nunca se aburrieron, es más se quedaron a vivir en el país le puede preguntar a sus coterráneos uruguayos como: Gustavo De Simones, Julio César Cortés,Hernán Fernando Sosa,Claudio Ciccia, entre muchos otros que quedaron en la memoria colectiva de los costarricenses, sin buscar excusas, sin sentirse en vacaciones y por supuesto sin aburrirse.

Es lamentable para su carrera señor Matosas que su palabra valga tan poco, le recomiendo nunca más en su vida acercarse a una federación de fútbol a preguntar por un puesto como director técnico por qué se vería igual de rídiculo que Julen Lopeteui abandonando a su selección, pero tranquilo lo del español fue más grave fue antes de un mundial, usted por lo menos nos deja con tiempo para olvidarnos de su paso por el país.

Por qué más allá de sus palabras, realmente todavía estamos a tiempo ya que sus números con selección fueron simplemente malos y nos hace añorar épocas en donde los extranjeros a cargo de la tricolor marcaron una diferencia como con Bora Milutinovic y con el señor Jorge Luis Pinto que más de uno lo estará añorando en un día como hoy, básicamente por que vinieron a trabajar, no solo a cobrar, y le dieron identidad a una selección, algo que lamentablemente nunca va a lograr usted.

Pero no se sienta mal, nos vemos en Catar, se me olvida usted es solo entrenador de clubes, de los que lo ven por televisión o van a los mundiales como un espectador más, vaya lastima.