Herediano y Saprissa se repartieron honores en el Rosabal Cordero

El primer partido de la gran final terminó 2-2.

Tras el primer partido de la gran Final Nacional, la moneda aún sigue en el aire. Anoche, con el Rosabal Cordero teñido de humaradas rojiamarillas, el Club Sport Herediano y el Deportivo Saprissa salieron a medir pulsos e intentar sacar una ventaja que les permitiera poner una mano en el título del torneo de Apertura 2018.

Con el pitazo inicial, la tribuna tomó asiento después de tan acalorado recibimiento, otros se quedaron al pie de la cancha, observando el devenir de los primeros minutos, los cuales transcurrieron con mucho cálculo y sigilo por parte de ambas escuadras.

El primer tiempo se acababa, ningún equipo parecía encontrar la llave que le permitiera llegar con peligro al arco rival, tan solo algunos acercamientos, pero ningún golpe certero.

A falta de cinco minutos para el final de los primeros 45 minutos, Oscar Esteban Granados envió a las redes un balón que el arquero morado, Kevin Briceño, no pudo controlar en la salida, desde el banquillo del Saprissa reclamaban falta, pero las voces de protesta se ahogaron con el grito de gol de los florenses.

Los equipos se fueron a los camerinos, los heredianos pensando en la ventaja que tenían y que pudo ser más, los morados conscientes de la falta de claridad y a la espera de que el estratega Vladimir Quesada moviera sus fichas.

El segundo tiempo arrancó como el primero, con acciones esporádicas y sin mucha tensión. Herediano pecaba con su falta de claridad y desestabilidad en el medio campo, la definición tampoco fue la mejor, y como ley en el futbol: el que no las hace…

Al minuto 70 el Saprissa armó una rápida transición, del medio campo salió un balón largo hacia la banda derecha, que Christian Bolaños controló y envió al área para que Johan Venegas lo anticipara de cabeza y dejara plantado a Leonel Moreira, a quien solo le quedó recoger el esférico del fondo de su portería.

Minutos después, Herediano volvió a celebrar. Aldo Magaña, que recién había entrado a la cancha, aprovechó un balón aéreo, al que le plantó un cabezazo potente y bien colocado que dejó sin reacción a Kevin Briceño. De nuevo pareció que Herediano hacía valer su casa, hasta que una jugada dentro del área, con un par de rebotes afortunados para el Saprissa, le permitió conseguir el empate en los pies de Alejandro Cabral, quien aprovechó una bola muerta que Moreira no pudo controlar.

Llegó el pitazo final tras un tenso epílogo de dos minutos de reposición, Saprissa se fue del Rosabal con un resultado muy satisfactorio, y los florenses con un mal sabor de boca, a sabiendas de que la tarea que sigue, sacar el resultado en Tibás, es complicada mas no imposible, según Jafet Soto en conferencia de prensa, donde por cierto protagonizó otro de sus zafarranchos contra la prensa, esta vez contra un periodista de Repretel.

El próximo domingo 23 de diciembre, el estadio Ricardo Saprissa se vestirá de gala para ser el escenario de otro partido por una gran final nacional, el cual, si por la víspera se saca el día, se vivirá con mucho cálculo, cautela y como es costumbre… emoción.